El Puente Romano de Cangas de Onís en Asturias

por Jexweber el martes, 18 de agosto de 2009

De camino hacia Covadonga y sus lagos, se encuentra la localidad de Cangas de Onís, y una de las cosas que más me llamó la atención fue su Puente Romano que da la bienvenida en la entrada de la localidad viniendo por la carretera desde Arriondas.
Es una pena el mal tiempo que hizo pero aquí tenéis las que considero mejores fotos, el tiempo en Asturias es impredecible.



El actual puente, conocido como Puente Romano o simplemente El Puentón para los cangueses, data de la Alta Edad Media, aunque se asienta sobre otro mucho más antiguo que se remontaría a la época romana. Lo cierto es que sobre este paso de piedra se asentaba el trazado de la calzada romana que unía las localidades de Lucus Asturum (al lado de Oviedo) y Portus Victoriae (la actual Santander).



Sin duda este puente, o el inmediatamente anterior a él, sería testigo del levantamiento de Pelayo contra la ocupación musulmana, y sería utilizado para el paso del ejército de Alkama camino de su derrota en Covadonga. Y también contemplaría los primeros años del Reino de Asturias, cuando Cangas de Onís fue sede real, corte y capital de reino, y observaría impasible como los reyes se trasladaban a otras ciudades buscando lugares más estratégicos y más próximos a las fronteras que tenían que defender.




El puente y el inicio del Reino de Asturias son los elementos más importantes para la historia de Cangas de Onís. Por este motivo ambos elementos se integran en el escudo municipal: una Cruz de Roble sobre la media luna en señal de la victoria de Covadonga, colocados sobre el Puente Romano, y con una inscripción alrededor con la leyenda MINIMA URBIUM, MAXIMA SEDIUM (la más pequeña ciudad fue la máxima sede).




Es del todo probable que la facilidad del paso del río Sella en este punto condicionase la construcción del puente y este hecho fue determinante para el surgimiento del núcleo de Cangas de Onís. De hecho el puente y la calzada superior definen el eje urbano marcado por la Calle San Pelayo y su continuidad en la Calle Mercado, las que serían las calles principales hasta la construcción del nuevo puente y la nueva calle (Avda. de Covadonga) a finales del S.XIX.


El puente, que originalmente contaba con 7 arcos, tuvo que ser restaurado en sucesivas ocasiones y a lo largo de todos los siglos de su existencia. En época moderna destacan las restauraciones de 1876 y la de 1940-43, pero hay que resaltar que en estas restauraciones se encontraron piezas de arcos medievales utilizados como relleno entre sus muros. Aún hoy en el segundo arco de la derecha se puede localizar a simple vista la basa de una columna medieval reaprovechada de una iglesia anterior. Junto a su muro izquierdo se ha reconstruido un arco de medio punto con las piezas rescatadas de su interior. Este arco sirve hoy para enmarcar la estela que rinde homenaje a Cangas de Onís como capital del antiguo Reino de Asturias y sede real.


Del arco central pende una réplica a gran tamaño de la Cruz de la Victoria, símbolo de Asturias. Este detalle decorativo tiene su origen en el año 1939 cuando, tras su exilio obligado en París debido a la Guerra Civil, regresa a España y a su sede de Covadonga la imagen de La Santina. Para recibirla en Cangas de Onís se construyó sobre el puente nuevo un arco de triunfo y se engalanó todo el entorno, utilizando entre otros motivos decorativos una Cruz de la Victoria que, desde entonces, luce en el centro del puente.

El puente fue declarado Monumento Nacional en 1931




Tras la batalla habida en Covadonga y fundado el reino de los Astures, Pelayo estableció su corte en Cangas de Onís que de este modo se convirtió en la primera capital de Asturias.
Esta estela conmemora ese hecho y con ella Asturias testimonia su reconocimiento a la ciudad en la que tiene su origen.

Fuentes: Paneles Informativos

Sin comentarios para "El Puente Romano de Cangas de Onís en Asturias"

Tu opinión es importante

Puedes dejar tu comentario aquí: