La playa de San Antolin de Bedón en Asturias

por Jexweber el viernes, 31 de julio de 2009

Dirección Ribadesella por la A-8, en el municipio de Naves y justo en la desembocadura del río Bedón nos encontramos con una rotonda mirador desde la cual se divisa completamente la playa de San Antolin.



En dicha rotonda tenemos dos atractivos monumentisticos, un ancla sacado de la mar en una fuente y uno de los míticos horreos Asturianos.


La playa San Antolín recibe su nombre debido a un pueblecito que aún queda por ahí cerca de la playa de unos 100 habitantes, todos autóctonos llaniscos, mide aproximadamente unos 2 kilómetros de longitud y se encuentra en la desembocadura del río Bedón.



La playa en máxima pleamar no dispone de arena, el agua se la traga, pero es perfecta para no manchar las toallas, ya que tiene muy buenos cantos rodados, que no hacen daño y le dan otro atractivo a la playa, mirar la foto de arriba, todos estos cantos han sido pulidos a lo largo de los años por las aguas que desembocan en la playa del río Bedón.



Tengo que deciros que la playa esta muy bien comunicada y dispone de bastante sitio para aparcar acondicionado y encima gratis, no como en la playa de Barro.



La playa tiene el privilegio de disponer de dos chiringuitos donde se come muy bien a muy buen precio, recomiendo el poyo a la sidra.


Playa de Cubijeru en Buelna (Asturias)

por Jexweber el jueves, 30 de julio de 2009



Cubijeru, como la de Gulpiyuri es otra playa interior en la parte oriental de Asturias, os recuerdo que una playa interior era aquella que se formaba en tierra dentro debido a la filtración del agua del mar por las cavidades karsticas de las rocas en los acantilados, cuando hay pleamar se las puede ver en todo su esplendor.




La playa se sitúa en la localidad de Buelna, dentro del concejo de Llanes y hay que acceder a pie desde el pueblo, a unos 800 metros nos encontramos con una valla con una apertura para abrirla fácilmente, ya que la valle es para que las vacas que campan a sus anchas por la zona no salgan de ese recinto.



Aunque la playa tiene arena finísima, predominan las piedras, cantos rodados más concretamente, así que es un lugar perfecto para ir y no traerte la toalla llena de tierra. Al fondo podéis ver en las fotos la abertura de tierra hacia al mar por donde entra el agua en los momentos de pleamar.


Mide aproximadamente unos 35 metros de longitud y en su momento mas álgido de pleamar no queda mucha arena seca para plantar la toalla, así que ha madrugar para coger sitio y no perderte este paradisíaco lugar virgen.





En los alrededores de la playa de Cobijeru hay varias cuevas formadas a lo largo de los años por la erosión del mar sobre estos acantilados de propiedades Karsticas, pena no haber llevado una linternita para poder haberme adentrado mas para explorar, al parecer una de ellas tiene ventanas que dan al mar, pero había que adentrarse como unos 300 metros en plena oscuridad y con peligrosas estalactitas apuntando a mi cabeza.



Os invito a venir y conocer este lugar que a mí me impresionó.

Playa de Barro en Llanes (Asturias)

por Jexweber

Muy cerquita de Llanes nos encontramos con el pueblo de Barro en él se situa la famosa Playa de Barro, lugar de referencia para el turismo de playa en Asturias. Aunque el tiempo no acompañaba mucho porque estuvo nublado, aquí tenéis un pequeño fotorreportaje.


Es una playa pequeña de unos 300 metros de longitud y muy concurrida, de ahí a que en el pequeño parking que tiene en su acceso te cobre unos 2€ por dejar el coche todo el día allí, todo esto ocurre por que Barro es un pueblo muy turístico con muchos alojamientos muy bien de precio.


La protegen unos islotes haciendo que sea una playa muy tranquila sin oleaje fuerte y de poca profundidad, hay que tener en cuenta la Pleamar y la Bajamar, en el momento que la marea esta baja se puede acceder desde la playa de Barro a la playa de Sorraos.


En primera línea de playa se sitúa el hotel Kaype Quintamar, un lugar de referencia para tener en cuenta si se va a Barro a veranear, tienes la playa a 100 metros y las habitaciones tienes unas vistas preciosas.




Lo bonito de esta playa es la bajamar, es el momento en el que quedan al descubierto multitud de cavidades rocosas, donde podemos ver la flora y la fauna marina en acción, desde pequeñas anémonas, algas y pequeños corales, hasta andaricas y pequeños alevines que quedan en las pequeñas lagunas en estas cuevas que la fuerza del mar ha ido erosionando a lo largo de los años.



Un lugar bastante bonito para visitar y tomar el sol en él, pena por el mal día que nos hizo, todo nublado sin descargar ni una gota de agua. Espero que os sirva para tomarla de referencia en vuestra visita a Asturias.

Playa la Ballota entre Cué y Andrin (Asturias)

por Jexweber el miércoles, 29 de julio de 2009

Seguimos visitando playas espectaculares del oriente de Asturias, Playa la Ballota , saliendo por la carretera de de Cué hasta Andrin nos encontramos con el Mirador Panorámico de La Boriza, desde donde se puede divisar la playa al completo desde una posición muy privilegiada.



Es una playa bastante tranquila debido al peñón intermedio que la protege del fuerte oleaje y es perfecta para practicar Snorkeling.



En la parte derecha de la playa hay unos pliegues geológicos muy bonitos de ver y cuando hay bajamar, se quedan al descubierto unas cavidades rocosas a modo de cuevas de unos 30 metros de profundidad llenas de mejillones, percebes, andaricas y sobre todo lapas.



Esta playa tiene una longitud de unos 420 metros y cubre moderadamente, te tienes que adentrar mucho para que llegue a los 2 metros, gracias al poco oleaje sus aguas son cristalinas azul turquesa con una visibilidad excepcional.



Para llegar hasta la playa, hay que coger un camino de tierra que baja un poquito antes de llegar al mirador de la Boriza, hasta llegar a un parking improvisado, luego bajar por escaleras como unos 200 metros hasta llegar a la zona de rocas.



Particularmente esta es una de las playas de Asturias que mas me ha gustado, aunque se echa en falta algún chiringuito para tomar algo, ya que había uno pero estaba quemado, derruido 100%.

Los Bufones de Arenillas en Puertas de Vidiago (Asturias)

por Jexweber

Siguiendo con nuestra visita a monumentos naturales de la costa oriental de Asturias, en la localidad de Puertas en el concejo de Llanes nos encontramos con el monumento natural de los Bufones de Arenillas.



La naturaleza caliza del subsuelo y la acción erosiva del agua a través de los periodos geológicos han determinado en la franja costera llanisca la formación de un peculiar paisaje, con presencia de afloramientos rocosos, amplias dolinas, abruptos acantilados, islotes costeros y pequeñas playas, ya la existencia de singularidades geológicas asociadas a conductos karsticos como son las playas interiores, como la de Gulpiyuri, o bufones, como los de Arenillas.


Los bufones de Arenillas han sido declarados como Monumento Natural por el gobierno del Principado de Asturias. El Monumento comprende una franja costera de unos 1200m de longitud, desde la desembocadura del río Purón, por el Oeste, hasta el pozo de la Salmoria, por el Este, en la que se sitúan una docena de bufones de muy distinto tamaño.

El fenómeno periódico de las mareas, es el responsable de la expulsión de chorros de aire a presión y agua pulverizada que producen los característicos bufidos que dan el nombre a estos elementos.




Los bufones son grietas y chimeneas abiertas en la costa y conectadas con simas marinas por las que el agua del mar penetra a presión, formando surtidores de agua pulverizada visibles desde el exterior y que pueden alcanzar más de veinte metros de altura.

Si el mar está en calma, los respiraderos de las cavidades subterráneas se limitan a expulsar el aire comprimido en las galerías por los golpes del oleaje, sin embargo, en los días de fuerte marejada, los bufones se transforman en un espectáculo que produce admiración. Entonces el agua y el aire, apretados en aquellas angosturas subterráneas, escapan juntos por los resquicios de la adelgazada bóveda. La tierra se abre escupiendo al cielo trozos de mar con ensordecedor ruido y un ligero orbayu de sal riega los campos. Los quejidos del bramadoriu, como se denomina localmente, se dejan oír a muchos kilómetros y el suelo, desgastado ya por milenios de oleaje, amenaza con romperse definitivamente.


Un paisaje digno de ver en el que la fauna y la flora se junta para darnos estos regalos a la vista, hasta el próximo fotorreportaje.